Contexto Histórico

ORIGEN DEL TÉRMINO “VIKINGO”

No hay claridad respecto a la palabra vikingo, se puede considerar como una derivación del término “Vik” (pequeña bahía) o también de una región de Oslo (actual Noruega) llamada “Viken”.

Según Regis Boyer en su obra “La vida cotidiana de los vikingos”, puede definirse como un comerciante escandinavo (Danés, Noruego, Sueco y posteriormente islandés) particularmente dotado para el negocio y la navegación, que debió existir antes del siglo IX frente a la falta de una oposición fuerte que lo contrarrestara, convirtiéndose en un predador audaz y decidido. La fecha del surgimiento “oficial” de los vikingos, data del 8 de Junio del año 793 D.C. cuando se produce el saqueo del Monasterio de Lindisfarne en Northumberland (actual Gran Bretaña) pero los saqueos a otros lugares sin duda comenzaron previamente, este fenómeno se extenderá desde el 800 hasta el 1050 aproximadamente. La balanza de pesar plata picada en una mano (herramienta de comercio) y la espada de doble filo en la otra, el vikingo según las circunstancias, negocia o saquea, roba, incendia, regatea, cambia o captura. El objetivo que no varía es “adquirir riqueza”, como dicen las inscripciones rúnicas, al volver a su hogar mejor provisto de lo que partió.
Para la mayoría de los europeos eran los “Nortmen”, para los francos eran “Normandi”, para los clérigos eran “Paganos.” Los anglosajones los llamaban “Danes” cualquiera fuera su origen, en Irlanda eran conocidos como “Lochnalach”, algunas crónicas alemanas los llaman los “Ascomanni”, los árabes los llamaban “Magus” (infieles) y en Bizancio “Rus” quizá derivados de la palabra sueca “Ruotsi” (remeros), otros simplemente los llamaban piratas.

En la época de los vikingos, el sustantivo “vikingo” se refería a la expedición. El que participaba en el viaje era un “vikingr”. Hoy se emplea en un sentido más amplio, refiriéndose tanto a los hombres como a la cultura.